jueves, 31 de marzo de 2011

COBARDÍA


Los cobardes temen hasta la felicidad. Pueden herirse incluso con el algodón. A veces hasta la felicidad les hiere.
         Indigno de ser humano. Osamu Dazai

Un momento de cobardía puede ser un castigo para toda la vida.
         El viejo. Iuri Trifonov

La cobardía no se declara sólo en el campo de batalla o ante una navaja abierta apuntando a las trémulas vísceras.
         El año de la muerte de Ricardo Reis. José Saramago

Un error, una cobardía espontánea y legítima, ¿pueden condenar a un hombre a cadena perpetua?
         Trece tristes trances ("Sólo dime si aún me quieres"). Albert Sánchez 
         Piñol

Los traidores siempre son unos cobardes.
         Los crímenes del amor ("Ernestina"). Marqués de Sade

FELICIDAD


Cuando luchas por algo, cuando trabajas día y noche como un condenado y no tienes tiempo para ver a tu mujer y tus hijos, cuando sudas para construir lo que deseas, estás viviendo los momentos más bellos de tu existencia. Créeme.
         El sol de los Scorta. Laurent Gaudé

Aunque fuera tarde, había aprendido que la única verdad en la vida es la felicidad.
         Nieve. Orhan Pamuk

El mundo ni está mal ni está bien. Ha estado siempre de la misma manera. Uno intenta ser feliz sin impedir que lo sea el vecino. Eso es todo. Normalmente eso no se consigue jamás.
         Mar sin orilla ("Las ilusiones perdidas"). Andrés Trapiello

La felicidad había que descubrirla cada media hora, cada minuto, se manifestaba de forma impredecible, y en términos generales era más agotadora e irritante que agradable y tranquilizadora.
         La extraña. Sándor Márai

Sí deseo la fama y la gloria... No la fama por la fama, sino la fama por haber creado algo hermoso, algo sólido y perdurable como una roca que resiste los embates del mar... una obra... una obra hermosa, en la que otras personas puedan reconocer también su tristeza y su miedo, y saciar su deseo de armonía, y recordar la felicidad...
         Memorias de un hombre de madera.  Andrés Ibáñez

miércoles, 23 de marzo de 2011

EX LIBRIS (5)



Cinco horas con Mario
Miguel Delibes




La balsa de piedra
José Saramago


La parábola de
Carmen La Reina
Manuel Talens 

MATRIMONIO


¿De alguna manera, en alguna esquina de tu corazón, albergas todavía la ilusión de que el matrimonio es una aventura romántica?
         Engaño. Philip Roth

En el fondo, a todos los hombres les gusta el matrimonio. Sólo se quejan los casados.
         El callejón de los milagros. Naguib Mahfuz

Cada día la gente tiene más imaginación y se casa menos.
         El hospital de los dormidos. Francisco García Pavón

Por lo general, diez años de matrimonio bastan para curar el afecto conyugal.
         El cuento número trece. Diane Setterfield

En cuanto al amor -¡venga ya!- ¿cuántas personas están realmente enamoradas cuando se casan? Y si lo están en ese momento, ¿cuántas siguen estándolo dos años después?
         Griego para principiantes. James Collins

LEER (2)


Los mejores libros me enseñan a mirar.
         La vida por delante ("Los niños perdidos"). Antonio Muñoz Molina

Cuando se ha vivido algo, ¿para qué leer? ¿Qué nos pueden enseñar los libros que no esté en la vida?
         La voluntad. Azorín

Yo no leía libros porque sí, yo quería comprender cómo estaba hecho el mundo.
         Blanco sobre negro. Rubén Gallego

Y lea, lea usted, estudie..., de verdad le digo que todo está en los libros.
         Tiempo de silencio. Luis Martín-Santos

Refugio: biblioteca. El único lugar donde uno puede estar entre amigos.
         La vida es un guión. Isabel Coixet

martes, 22 de marzo de 2011

PARAÍSO


A pesar de los dolores, el tedio y las decepciones, nunca estaremos más cerca del paraíso de lo que estamos en este mundo.
         Un hombre en la oscuridad. Paul Auster

Nunca existió ningún paraíso, sólo los que los hombres fabricaron en sus cabezas.
         El camino de los Ingleses. Antonio Soler

Y luego, desnudos, nos miramos sin vergüenza, porque el paraíso es estar desnudo y saber.
         Manual de pintura y caligrafía. José Saramago

El paraíso no existe. Si acaso es una intermitencia, una ráfaga de viento que nos sacude a veces, una posibilidad inalcanzable.
         Todo eso que tanto nos gusta. Pedro Zarraluki

Quizás nunca fuimos eternos. Quizás sólo ignorábamos que moriríamos. Quizás eso era el Paraíso.
         El infinito en la palma de la mano. Gioconda Belli

jueves, 17 de marzo de 2011

CRÉETELO... O NO (2)


Las huellas de los actores en el Teatro Chino Grauman´s

Norma Talmadge había sido una estrella de cine mudo. La número uno en taquilla del año 1923. Recibía tres mil cartas de fans cada semana. En 1927 fue aquella tal Norma la que pisó por accidente una parcela de cemento fresco delante del Teatro Chino de Grauman´s e inauguró la tradición esa de que todas las estrellas de cine dejen allí las huellas de las manos y los pies.
         Snuff. Chuck Palahniuk



miércoles, 16 de marzo de 2011

MUJER


Los sabios no te enseñarán nada, pero la caricia de las largas pestañas de una mujer te revelará la felicidad.
         Rubaiyat. Omar Khayyâm

¿Verdad que no hay mejor terapia para un hombre abatido que un viaje por el cuerpo de una chica?
         La sima. José María Merino

Esa mujer era muy hermosa. Revelaba a los hombres el mundo sagrado de la felicidad.
         Vuelo nocturno. Antoine de Saint-Exupéry

Una mujer como ella merecía un viaje por Italia, una cena con vino blanco bajo una parra y una habitación desde la que se viera la Toscana.
         La historia del silencio. Pedro Zarraluki

¿Y esa maravilla de Dios podía convertirse en su mujer?
         El beso de la sirena. Andrea Camilleri


EX LIBRIS (4)













El  esnobismo de las golondrinas
Mauricio Wiesenthal









La tournée de Dios
Enrique Jardiel Poncela












Buzón de tiempo
Mario Benedetti

AZAR


El verdadero director de escena de nuestra vida es el azar; un director lleno de crueldad, de misericordia y de encanto cautivador.
         Tren nocturno a Lisboa. Pascal Mercier (Peter Bieri)

De pronto sentí que me acechaba una terrible visión, la de un mundo sin guía: una tierra baldía, donde todo lo gobernaba la locura del azar.
         Viajeros ingleses. Matthew Kneale

El azar es poderoso y caprichoso, es el verdadero señor de la vida y del universo.
         Un peso en el mundo. José María Guelbenzu

Es el azar quien gobierna el mundo. Lo aleatorio nos acecha todos los días de nuestra vida; una vida de la que se nos puede privar en cualquier momento, sin razón aparente.
         La noche del oráculo. Paul Auster

El azar impera.
         Muerte de un superhéroe. Anthony McCarten

miércoles, 9 de marzo de 2011

INFANCIA (2)


Debería uno conservar el recuerdo de la última vez que caminó de la mano de su padre.
         El viento de la Luna. Antonio Muñoz Molina

No tiene sentido crear un mundo entero sin niños pequeños que puedan descubrirlo una y otra vez.
         El misterio de Navidad. Jostein Gaarder

¿Quién? ¿Quién tuvo la genial idea de inventar a los niños?
         El consuelo. Anna Gavalda

Me recordó nuestra infancia, el tiempo de nuestra felicidad.
         El jardín dorado. Gustavo Martín Garzo

Cuando de tambalees bajo el peso del dolor, cuando ya no te queden más lágrimas, piensa en la hierba que reluce después de la lluvia. Cuando el esplendor del día te exaspere, cuando desees que una noche definitiva se abata sobre el mundo, piensa en el despertar de un niño.
         Rubaiyat. Omar Khayyâm

HUIR


Todo el mundo a partir de una cierta edad sueña más o menos constantemente con una vía de escape a su vida.
         El ladrón de chicles. Douglas Coupland

La huida nunca es el final, sólo su retraso.
         Cada siete olas. Daniel Glattauer

La gente, en su mayoría, huye de sus penas hacia el futuro.
         La insoportable levedad del ser. Milan Kundera

Estamos condenados a tropezar con aquello de lo que huimos.
        Dos mujeres en Praga. Juan José Millás

La vida consiste en huir detrás de un sueño que no existe.
         Balada de Caín. Manuel Vicent

lunes, 7 de marzo de 2011

VEJEZ

Lo peor de llegar a viejo es que empiezan a olvidarte sin que te hayas ido.
         Todo eso que tanto nos gusta. Pedro Zarraluki

De viejos nos gusta asegurarnos de que el mundo no ha cambiado del todo.
         La isla. Giani Stuparich

Cuando alcances la edad en que todos los espejos comienzan a sobrarte, mejor será te retires del mundo.
        Tierra de silencio ("Tierra sin lágrimas")Andrés Sorel

Una de las cosas que aprendes cuando te haces viejo es que no todo el mundo envejece contigo.
         No es país para viejos.  Cormac McCarthy

Pensábamos que aquellos veranos no acabarían nunca. Nunca se nos ocurrió que alguna vez sentiríamos el frío en los huesos.
         El invierno de Frankie Machine. Don Winslow


jueves, 3 de marzo de 2011

PODER


La vida de un hombre queda perturbada para siempre una vez que se encuentra atrapada en los engranajes del poder.
         El palacio de los sueños. Ismaíl Kadaré

Siempre me ha horrorizado el poder, pero me resulta menos doloroso padecerlo que imponerlo.
         Ni de Eva ni de Adán. Ámélie Nothomb

Es regla invariable del poder que resulta mejor cortar las cabezas antes de que comiencen a pensar, ya que después puede ser demasiado tarde.
         Ensayo sobre la lucidez. José Saramago

La gente tendrá más miedo cuanto menos entienda.
         El otoño del patriarca. Gabriel García Márquez

La verdad no es nada sin el poder: primero hay que proclamarla, luego hay que imponerla.
         El candidato de Dios. Enrique Moriel (Francisco González Ledesma)

EX LIBRIS (3)



El último encuentro
Sándor Márai



















Sinuhé el egipcio
Mika Waltari















Vida de Pi
Yann Martel 




















SOLEDAD (2)


Aunque nos esforcemos por ser agradables con las personas a las que amamos siempre estaremos solos.
         Tsugumi. Banana Yoshimoto

La soledad es un privilegio.
         El esnobismo de las golondrinas. Mauricio Wiesenthal

Aun en las mejores y conquistadas alegrías, sobreviene de pronto un vacío y nos quedamos taciturnos, solos, tiernamente desolados.
         Vivir adrede. Mario Benedetti

Apreciaba la soledad como un tesoro, como un sello de cierta distinción.
         El secreto de Christine. Benjamin Black (John Banville)

La soledad me acompaña.
         Vidas terrestres. Rodrigo Muñoz Avia

CRÉETELO... O NO


Sobre la peste y los diamantes

Los ricos morían poco de peste, protegidos sin saberlo por sus casas sólidas donde no había ratas. Era el pueblo el que sucumbía. Por ello se tendía a creer en el poder de las piedras preciosas: los pobres no llevaban rubíes y se morían. El nec plus ultra era el diamante, la protección por excelencia: «El diamante llevado en la mano derecha neutraliza toda suerte de devenires». Por eso, en prueba de amor, los hombres afortunados tomaron la costumbre de regalar un diamante a sus prometidas para protegerlas de la plaga. Esa costumbre ha quedado pero nadie sabe por qué.
         Huye rápido, vete lejos. Fred Vargas