martes, 27 de septiembre de 2011

MUJER (2)


Las mujeres que deseas y las que consigues viven en mundos distintos.
        Trago amargoFrancisco Gerardo Haghenbeck

Del mismo modo que, un día, una mujer te dice que te quiere y que, si te conviene, lo aceptas como una bendición, también debes admitir que todo termine sin que intervengan argumentos racionales.
         La bicicleta estática ("Tres maneras de no decir te quiero"). Sergi
         Pàmies

"La mujer es infinita", pensó el anciano con un matiz de tristeza.
         La casa de las bellas durmientesYasunari Kawabata

Los libros me gustan. Me hacen pasar buenos ratos. Pero eso no es todo. ¿Qué hace que el corazón me siga latiendo, que la sangre no se me espese de una puñetera vez y me tapone todas las arterias? Cuando me hago esta pregunta encuentro sólo una respuesta: las mujeres. Ellas son lo único bello, lo único delicado que hay en este mundo sórdido en el que los animales se comen unos a otros.
         Para amantes y ladrones. Pedro Zarraluki

Las mujeres, me digo a mí mismo, y nada más.
         El ángel de la guarda. Fleur Jaeggy

lunes, 26 de septiembre de 2011

TIEMPO


Es lo que quiero hacer. Quiero aprender a mirar cómo pasa el tiempo.
         Nieve. Maxence Fermine

Pensaba en el tiempo, en el paso del tiempo para ser exactos, la vasta, inconmensurable, larga, oscura y vacía que podía llegar a ser una hora. El que así piensa no necesita los años luz.
         La cena. Herman Koch

El tiempo pasa sin apenas notarlo (y a veces también los años).
         La delicadeza. David Foenkinos

Ganar tiempo es la gran cuestión de la vida.
         Ni de Eva ni de AdánAmèlie Nothomb

Llueve sobre nosotros el tiempo, el tiempo nos ahoga.
         El año de la muerte de Ricardo Reis. José Saramago

domingo, 25 de septiembre de 2011

EX LIBRIS (18)















El perfume del cardamomo
Andrés Ibáñez












El bosque animado
Wenceslao Fernández Flórez












Los peces de la amargura
Fernando Aramburu




miércoles, 21 de septiembre de 2011

JUVENTUD


Ninguna chica es fea, suele decir su madre, cuando se es joven no se puede ser feo.
         Caligrafía de los sueños. Juan Marsé

Para él, belleza y juventud empezaban a ser casi sinónimos.
         La jauría y la niebla. Martín Casariego

Es joven y no sabe lo que es el ridículo, ni el pudor, lastres del intelecto y la calidad humana.
         Apuntes de La Habana. Agustín García Simón

La juventud no tiene nada que ver con la edad cronológica. Son tiempos de esperanza y felicidad.
         En lugar seguro. Wallace Stegner

El espíritu puede seguir siendo joven aunque el cuerpo envejezca.
         Un momento de descanso. Antonio Orejudo

martes, 20 de septiembre de 2011

MATRIMONIO (2)


Comprendió que precisamente aquello, el conjunto de renuncias y rutinas que hacían posible una convivencia, eran las raíces del matrimonio.
         Trece tristes trances ("Sólo dime si aún me quieres"). Albert Sánchez
          Piñol

Muchos establecen una diferencia entre un matrimonio de conveniencia y un matrimonio por amor. Esto es ser de miras estrechas. Toda alianza empieza porque ambas partes tienen interés en ella, o creen tenerlo.
         Monógamo. Arnon Grunberg

En todas la uniones matrimoniales existe, creo yo, un factor constante: el deseo de engañar a la persona con quien se vive acerca de algún punto débil en el propio carácter o en la propia carrera. Porque resulta intolerable vivir constantemente con un ser humano que advierte nuestras pequeñas mezquindades. Es realmente mortal hacerlo: por eso hay tantos matrimonios que terminan siendo desgraciados.
         El buen soldadoFord Madox Ford

Sería responsable únicamente de sí mismo, defendería ferozmente su independencia y se curaría de aquel extraño y vitalicio hábito del matrimonio.
         Solar. Ian McEwan

Mi marido me quería mucho pero se le fue pasando.
         Black, black, black. Marta Sanz

domingo, 18 de septiembre de 2011

CIUDADES


Atenas
Dicen que viajar a Atenas es como volver al hogar, a pesar de que antes jamás se hayan puesto los pies en ella. Cuna de la civilización occidental, de la democracia. Yacimiento maravilloso del mundo antiguo. Ciudad universal. Pequeña, pero inconmensurable Atenas. Indestructible e inmortal.
         El hombre del corazón negro. Ángela Vallvey

Venecia
Si usted pide que, al morir, sus cenizas sean esparcidas suavemente en el Gran Canal a medianoche bajo la luna llena, todo el mundo sabrá una cosa sobre usted: que conocía y amaba la belleza.
        Los gondoleros silenciosos. William Goldman

Berlín
Dicen que es raro tener buenas razones para marcharse de Berlín.
         Sombras y luces. Jonathan Rabb

Nápoles
Nápoles se había consumido en lágrimas de guerra, se desahogaba con los americanos, montaba carnavales todos los días. Entendí entonces la ciudad: monárquica y anárquica. Quería un rey aunque ningún gobierno. Era una ciudad española. En España siempre ha habido una monarquía, pero también uno de los más fuertes movimientos anarquistas. Nápoles es española, está en Italia por equivocación.
         El día antes de la felicidad. Erri De Luca

San Francisco
Al instante se lanzó a hablar de San Francisco, ciudad de la que naturalmente se ha enamorado: una ciudad del mundo, una ciudad más europea que americana, un lugar lleno de vida, de emoción, de color, de movimiento, una ciudad que sabe cómo actuar.
         El pájaro espectador. Wallace Stegner

jueves, 15 de septiembre de 2011

HUIR (2)


No tengo más recuerdos buenos que los de huida o de evasión.
         En el café de la juventud perdida. Patrick Modiano

Podríamos continuar así, todo recto, irnos lejos para ver si la hierba es más verde, si la vida es más dulce, más fácil.
         No y yoDelphine de Vigan

El hombre siempre desea ir a otra parte, estar en otro sitio.
         Paradoja del interventor. Gonzalo Hidalgo Bayal

Suele pasar que aquello de lo que escapamos es inseparable de aquello hacia lo que escapamos.
         Pistola y cuchillo. Montero Glez

Huir, huir y seguir huyendo.
         Algo que brilla como el marHiromi Kawakami

martes, 13 de septiembre de 2011

ESTUPIDEZ


La estupidez avanza imparable en el mundo occidental.
         Perder teorías. EnriqueVila-Matas

Hay muchas cosas que somos capaces de perdonar, pero no podemos perdonar a aquellos que revelan nuestra auténtica estupidez. No nos gusta vernos a nosotros mismos como personas superficiales. Pero lo somos.
         Alta tensión. Harlan Coben

Comprendió que nadie quería utilizar la inteligencia. La gente deseaba tranquilidad. Comer y dormir, que fuesen amables con ellos. No querían pensar.
         La medición del mundo. Daniel Kehlmann

Estuve pensando en la capacidad ilimitada que tiene el ser humano en materia de estupidez.
         Valcarlos. Agustín García Simón

Nada da idea más perfecta de lo infinito como la credulidad humana.
         La voluntad. Azorín

lunes, 12 de septiembre de 2011

jueves, 8 de septiembre de 2011

RELIGIÓN


El momento más misterioso en la historia de la humanidad es el del nacimiento de sus religiones.
         La curación por el espírituStefan Zweig

Cuando un pueblo de creyentes olvida el significado de sus mitos, o éstos se vuelven obsoletos, la religión que los administra se convierte rápidamente en una vulgar burocracia de dudosa utilidad.
         Mentiras fundamentales de la Iglesia católica. Pepe Rodríguez

Las pretensiones de los budistas, de los cristianos, o de los ocultistas, surgen todas del miedo. Son leyenda, poesía, mitología.
         Memorias de un hombre de madera. Andrés Ibáñez

Nunca olvidarás, cuando ataques la religión en nombre de la verdad, que la religión difícilmente puede ser sustituida, y que los desgraciados hombres sollozan en la oscuridad.
         Diarios. Fernando Pessoa

Jesús de Nazaret anduvo por el mundo durante toda su vida pública, fijando antes que una doctrina religiosa un modelo de conducta. Invencible, como la historia ha demostrado.
         EmaúsAlessandro Baricco

miércoles, 7 de septiembre de 2011

AZAR (2)


¿Qué pasaría si, como una caridad del azar que dirige y domina a los humanos, existiera la posibilidad de enmendar hechos pretéritos?
         Todo el amor y casi toda la muerte. Fernando Marías

Todo es azar según algunos principios. Todo es azar y todo es irreversible.
         Todo lo que se llevó el diablo. Javier Pérez Andújar

El azar es caprichoso e inconstante.
         La importancia de los peces fluorescentes. Almudena Solana

El azar existe. Yo sólo creo a medias.
         La luz del día. Graham Swift

El artista debe fabricarse él mismo el azar.
         Huye rápido, vete lejos. Fred Vargas

domingo, 4 de septiembre de 2011

DEGRADACIÓN


Era la tristeza antes que la sordidez de estas boîtes lo que permanecía en la memoria. Los pasajes de Frankfurt abastecían a un mundo diferente. La gente que rondaba las kneipen* no se parecía a la gente que he visto en otras partes. Dejada ya muy atrás la primavera de sus vidas, jamás reían y muchos de ellos ni siquiera parecían humanos. Ni Hogarth, ni Rowlandson ni Daumier –ni siquiera Goya– trazaron jamás unas honduras de degradación, disolución y deseperación como las que destellaban en los ojos diminutos y bestiales de aquellos rostros abotargados, cubiertos de manchas e hinchados de cerveza. Los trabajos de estos artistas no muestran la combinación del cráneo calvo y abollado; el labio inferior caído y babeante; los pliegues de piel floja sobre el cuello alguna vez tirante; la doble papada descendente o suelta. El Bosco conocía a esa clase de hombres, a quienes los historiadores del arte de nuestro tiempo han descrito como grotescos monstruos de su imaginación, criaturas de pesadilla surgidas del folclore de la Edad Media. El temprano George Grosz los conocía aún mejor. Ningún artista muerto o vivo ha reproducido con tanta fidelidad a la hembra de esta especie subhumana: el ojo ausente, receloso, húmedo; la carne blanca y floja; los grandes senos ondulantes; esos brillantes surcos escarlata; los labios nunca cerrados y siempre ladeados; y por último, las manos y los dedos: esos cúmulos de manteca fría de los que cuelgan salchichas rosadas, permanentemente húmedas y casi sin uñas.
         El daño oculto. James Stern

*Tasca, tugurio.


 
William Hogarth
Thomas Rowlandson
Honoré Daumier
Francisco de Goya
El Bosco
George Grosz
George Grosz

sábado, 3 de septiembre de 2011

LEER (4)


Muchos libros de mi biblioteca están llenos de papeles y notas, porque fueron para mí una experiencia apasionante, tan extraordinaria como los primeros amores.
         El esnobismo de las golondrinas. Mauricio Wiesenthal

Me cuesta muchísimo separarme de un libro leído. (¿Quién sabe si en el futuro no voy a necesitar una obra que encontré mediocre en el momento de leerla?)
         Bibliotecas llenas de fantasmas. Jacques Bonnet

Sólo le preocupaba qué libros se llevaría y si podría disponer de un lugar tranquilo en el que tumbarse a la sombra, a leer.
         Cuestión de fe. Donna Leon

Me refugiaba en la biblioteca municipal a soñar en un futuro esplendoroso.
         El secreto del orfebre. Elia Barceló

Sí, aquella librería no fue sólo un refugio, sino además, una etapa de mi vida.
        En el café de la juventud perdida. Patrick Modiano

jueves, 1 de septiembre de 2011

DINERO


El mundo se está volviendo muy pequeño. Y el dinero viaja más rápido que la luz. De hecho, el dinero es la luz del mundo, su antorcha. Si dejara de brillar nos sumiríamos en las tinieblas.
         El hombre del corazón negro. Ángela Vallvey

El dinero exhibía lo menos divertido que tenía que ofrecer: el mal gusto, el poder y la arrogancia.
         Juntos, nada más. Anna Gavalda

El dinero es estupendo. No quiero decir maravilloso como un río o algo así; y, como se suele decir, no da la felicidad, pero es cómodo sentirlo en el bolsillo.
         Una historia en bicicleta. Ron McLarty

Con dinero puedes satisfacer tus deseos, pero la satisfacción en sí no se puede satisfacer ni tampoco aprender.
         La muerte del adversario. Hans Keilson

El dinero elimina la angustia ante la amenaza del día de mañana, pero en cuanto se amontona, se convierte en un incordio agobiante.
         El vals lento de las tortugas. Katherine Pancol