viernes, 29 de junio de 2012

JUSTICIA (2)


 La vida del juez no es dura (...), pero el oficio de juez es durísimo.
         El hombre del corazón negro. Ángela Vallvey

 Para mi desgracia, en el fondo, aspiro a un mundo con un ápice de justicia.
         Quién fuera Dios. Tibor Fischer

La voluntad libre, me dije a mi mismo, es otra convención y otra falsedad que los hombres han inventado para poder castigar y torturar bajo el amparo de la palabra justicia, que es un nombre que oculta la palabra crimen. No juzguéis, dice la Biblia, la Biblia: no juzguéis y no seréis juzgados.
         Diarios. Fernando Pessoa

Y así –aseguró el verdugo– fue hecha justicia.
         La bruja y el capitán. Leonardo Sciascia

Era joven y, cuando eres joven, tiendes a vivir con una idea equivocada de la justicia, creemos que es algo a lo que los hombres debemos aspirar.
         PetirrojoJo Nesbø

sábado, 23 de junio de 2012

EX LIBRIS (34)


La historia interminable
Michael Ende

El maravilloso viaje de Nils Holgersson
Selma Lagerlöf

Carta al Rey
Tonke Dragt

jueves, 21 de junio de 2012

DIOS (2)


¿No es demasiado pretencioso creer que el Cielo, o Dios, se ocupan de nosotros?
         El complejo de Di. Dai Sijie

Dios carece de la imaginación suficiente como para inventarle un destino diferente a cada una de sus criaturas.
         El menor espectáculo del mundo ("Un ascenso a los infiernos")Félix
         J. Palma

Dios reparte sus dones con mano desigual.
         El pájaro espectador. Wallace Stegner

Dios no pide perdón.
         La puerta de los infiernos. Laurent Gaudé

Quizá Dios no sea católico, quizá no sea protestante, quizá no sea sino el nombre que tiene.
         In nomine Dei. José Saramago

miércoles, 20 de junio de 2012

MUERTE (3)


La muerte sólo existe en la mirada del otro.
         El tesoro de la sombra ("Después de la guerra"). Alejandro Jodorowsky

En eso consiste la muerte, en dejar preguntas sin responder.
         Tiempo de vida. Marcos Giralt Torrente

¿Cuánto dura la muerte?
         El perro que comía silencio ("Huesos"). Isabel Mellado

No temo a la muerte; sólo me enfado con ella. Me enoja, pero no me da miedo. Donde uno está no está la muerte; donde está la muerte uno no está. Por tanto, tenerle miedo es perder el tiempo. Y hablaba tanto de ella que estoy seguro de que le tenía miedo; quizá tanto como yo.
         Yo confieso. Jaume Cabré

El hombre que teme a la muerte muere mil veces. El que la desprecia, muere cuando le toca y ya está.
         Niños feroces. Lorenzo Silva

jueves, 14 de junio de 2012

POBREZA (2)


Sólo un pobre puede entender a un miserable, porque un pobre no es más que un miserable que come cada día.
         Todo lo que se llevó el diablo. Javier Pérez Andújar

Debe de ser maravilloso tener la libertad de los pobres.
         El pájaro espectador. Wallace Stegner

La pobreza es el más sólido de los refugios.
          Mi padre, mi madre, los Bentley, el caniche, Lord Kitchener y el ratón
         ("Amantes"). Silvia Townsend Warner

¿Y qué puede ser menos elegante que la pobreza?
         Cuentos góticos ("Curioso, de ser cierto"). Elizabeth Gaskell

Percibí la fetidez de la pobreza: el inconfundible olor de los cuerpos sin lavar, de las ropas sucias, de las casas sin orear y sin calefacción, de los estómagos vacíos y de los dientes podridos.
         El daño oculto. James Stern

martes, 12 de junio de 2012

DOMINGO (3)


Esa incomparable decadencia de domingo por la mañana.
          Daisy SistersHenning Mankell

La lenta tarde del domingo.
         Yo confieso. Jaume Cabré

¿Por qué son tan tristes las tardes de los domingos?
         HumoFrancisco Javier Martín Abril

Una mortecina tarde de domingo da para mucho.
         Apuntes de medicina interna. José Manuel de la Huerga

Los domingos se agravan con los años, se vuelven algo crónico.
         El perro que comía silencio ("Alicia"). Isabel Mellado

viernes, 8 de junio de 2012

FUGACIDAD (2)


Pasarás como las nubes, sin dejar apenas rastro.
         Los pozos de la nieve. Berta Vias Mahou

¿No vamos todos a morir? ¿No somos acaso animales destinados a esa enormidad de la muerte? ¿Y no tenemos derecho a disfrutar de estos breves días igual que los colibríes disfrutan de sus flores? ¿Acaso no deroga la muerte todas las normas? ¿Acaso no es esto una fiesta enloquecida que se celebra sobre la nada? ¿Una cena cuyas viandas son ceniza, niebla, sueño...?
         Memorias de un hombre de madera. Andrés Ibáñez

Esta vida temporal, estos goces del mundo, aquella salud y aquella belleza, y aquel regalo y aquella fortuna que tanto procurasteis conservar; los bienes que usurpasteis; el aire, el sol; el mundo que hasta aquí habéis conocido, todo lo vas a perder; todo ha desaparecido ya; todo será mañana para vos polvo y tinieblas, vanidad y podredumbre, soledad y olvido.
        El amigo de la Muerte. Pedro Antonio de Alarcón

Una vida de arena barrida en un segundo.
         La puerta de los infiernos. Laurent Gaudé

El corto plazo de cincuenta años
es como un sueño vano, pues
¿quién espera vivir eternamente?
         El cuento de un hombre ciegoJunichir­­­­ō Tanizaki

jueves, 7 de junio de 2012

lunes, 4 de junio de 2012

SOLEDAD (5)


La soledad es una marca que asusta, despierta recelos.
         Cuentos del desamparo ("Enrique"). Tomás Val

¿Acaso no debía acostumbrarse a la soledad?
         El viajero del día de Todos los Santos. Georges Simenon

La soledad es un estado anímico, pero puede convertirse en un vicio.
         Buzón de tiempo ("Un sabor ácido"). Mario Benedetti

Exigía la soledad, era un estado de ebrio y tranquilo egoísmo, una venganza feliz.
         Los hermosos años del castigo. Fleur Jaeggy

El lujo de la soledad no compartida.
         Leo en la camaBerta Vias-Mahou

viernes, 1 de junio de 2012

RUTINA


La rutina es un antídoto contra el pánico.
         Las vidas ajenas. José Ovejero

Lo normal era la rutina cotidiana, que acababa por borrar en cualquier temperamento esa altivez desafiante de los primeros tiempos.
         Rúa ("La jubilación"). Miguel Torga

Es sorprendente lo mal que nuestras rutinas aceptan las variaciones, hasta las que son para bien.
         Los enamoramientos. Javier Marías

La rutina había convertido lo excepcional en cotidiano, y la convivencia nos había despojado de nuestro misterio, obligándonos a comparecer ante el otro como un ser predecible y sabido, sin el menor embrujo.
          El menor espectáculo del mundo ("Una palabra tuya")Félix J. Palma

Cada mañana se da esta mise en scène del nuevo día, cargado de esperanzas y promesas, y sobre todo las de esa novedad: que todo será diferente. Y hay que esperarlo desesperadamente, incluso si sabe que, seguramente, se repetirá el ayer, que todo se ha repetido siglos y siglos ad nauseam.
         Segundo abecedario. José Jiménez Lozano