jueves, 28 de agosto de 2014

EX LIBRIS (72)













Alicia en el País de las Maravillas
Lewis Carroll


 











El Mago de Oz
Lyman Frank Baum


 











Cuentos de la selva
Horacio Quiroga


 

lunes, 25 de agosto de 2014

MIEDO (5)


El miedo se intensifica cuando lo admites.
         Algo que brilla como el marHiromi Kawakami

No existen los valientes, sólo las personas que aceptan ir codo a codo con su miedo.
          La sombra de lo que fuimosLuis Sepúlveda

Había observado en una ocasión que una persona incapaz de sentir el miedo no podría sobrevivir un solo día.
         PetirrojoJo Nesbø

Yo creo que sólo nos asustamos de nosotros mismos (...). De vernos a nosotros mismos con total claridad y sin disfraz. De saber lo que realmente queremos.
         La maldición de Hill House. Shirley Jackson

Tengo miedo sólo de mi ignorancia (...). Tengo miedo del enemigo que no conozco.
         La serpiente de piedraJason Goodwin

martes, 19 de agosto de 2014

TIEMPO (4)


Tictac, qué juguetón sonido de consecuencias tan devastadoras. Kaput sería más onomatopéyico.
         El perro que comía silencio ("Huesos"). Isabel Mellado

El tiempo nos deja huérfanos.
         Hacerse el muerto ("Madre música"). Andrés Neuman

La sabiduría inquisitiva del tiempo los castigaría, y sin piedad.
          Verano y amorWilliam Trevor

Ni siquiera tenía tiempo para percatarse del paso del tiempo.
         Psicosis. Robert Bloch

El paso del tiempo exaspera y condensa cualquier tormenta, aunque al principio no hubiera ni una nube minúscula en el horizonte. Uno ignora lo que el tiempo hará de nosotros con sus capas finas que se superponen indistinguibles, en qué es capaz de convertirnos.
         Los enamoramientosJavier Marías

viernes, 15 de agosto de 2014

ESTUPIDEZ (3)


Lo único que me asusta es la estupidez.
          Lágrimas en la lluvia. Rosa Montero

No hay nada que dure para siempre, salvo, tal vez, la estupidez generalizada.
         El abuelo que saltó por la ventana y se largó. Jonas Jonasson

 ¿No hay frontera posible entre la estupidez y el egoísmo?
         Las sintaxis del corazón (de lecturas y escritores). Purificación Cavia 
         Tamayo

Debajo de la aparente estupidez, hay verdadera estupidez.
          El libro de los abrazos ("La televisión/5")Eduardo Galeano

La estupidez estaba estampada en la frente de los hombres.
         Memorias de AdrianoMarguerite Yourcenar

lunes, 11 de agosto de 2014

SOBREVIVIR (2)


La lógica más oscura y pavorosa de cuantas existen, la lógica del superviviente, le hacía aferrarse al sagrado retal de la vida.
         La ofensa. Ricardo Menéndez Salmón

El privilegio de la sobrevivencia.
         El mundo iluminado ("Una brizna de infinito")Ángeles Mastretta

Existen en la vida momentos a los que no se debería sobrevivir. El diablo se encargará de demostrárnoslo.
         La caja de hueso. Antoinette Peské

Luego estaba sobrevivir. Seguir adelante, como siempre había hecho, sin mucha alegría, contra su propia voluntad, contra su instinto, sin estómago para resistirlo, pero siempre adelante, sin alivio ni liberación, sin una mano cordial a la que aferrarse. Sin bondad ni consuelo. Pero siempre adelante.
         Una esposa de fiarRobert Goolrick

Yo no existo, sobevivo.
         Crímenes ejemplares. Max Aub

jueves, 7 de agosto de 2014

VENGANZA


La experiencia me ha convencido de que la venganza es la mas duradera de las pasiones.
         Venganza fatal, o la familia de MontorioCharles Robert Maturin

Siempre conviene contar con la venganza de los cadáveres y de su fantasma.
         El castillo del lago Zhou-anFrédéric Lenormand

A veces les sucede a quienes rumian en exceso alguna injusticia: que el gusto por la venganza se alía oportunamente con el sentimiento del deber.
          AmsterdamIan McEwan

La venganza es el más sencillo de todos los placeres, el más comprensible. Alguien te hace daño, tú se lo devuelves.
         La última hora. David Benioff

El que no pueda cumplir la venganza como un hombre, no debería impulsar una enemistad inútil como un cuervo.
         La viuda de las montañasWalter Scott